Mamá de 101 años le pide a su hijo que detenga el coche, cuando baja hace algo muy divertido

Creo que el tiempo es uno de los mejores regalos que le podemos hacer a las personas que amamos, este es muy valioso y es que es algo que nunca más podremos recuperar. Ahora, el tiempo en familia es irremplazable, muy especial, en realidad el tiempo que pasamos con las personas que amamos es así.

 

La realidad es que recién comenzamos a darnos cuenta de esto a medida que pasan los años, pues maduramos y comprendemos cuales son las cosas que realmente importan. Nos damos cuenta de que lo material es lo de menos, que no hay cantidad de dinero que pueda darte felicidad verdadera como lo es el compartir buenos momentos, tener buenos recuerdos con personas que son importantes.

 

No importa la edad, lo que importa es la actitud

Desde hace unos días en las redes sociales está recorriendo un vídeo en donde se puede ver como un hombre llamado Armand Foisy va con su madre de 101 años en el carro paseando sin un destino fijado. Se salieron del camino para disfrutar aún más de la nevada y de paisajes hermosos.

 

Cuando estaban por regresar al camino la mujer le dijo a su hijo que se detuvieran que tenía ganas de hacer algo. Fue entonces que la madre de Armand se bajó y puso en práctica la idea que tenía en mente. Ella quería acercarse a la nieve, pero además sentirla personalmente, quería sentir como caía del cielo.

 

 

Incluso quería lanzar bolas de nieve, como si fuera una niña, como si fuera una persona que recién comenzara a vivir. Otras personas seguramente se abrían irritado o a lo mejor ni se hubieran detenido, en este caso Armand fue mucho más paciente.

 

Pequeños gestos que iluminan

Este hombre hizo algo que muchas personas no habrían hecho en su lugar, en vez de quejarse o ponerse irritable, saco su móvil y empezó a grabar lo que estaba haciendo su madre. Quería tener un recuerdo de ese momento, de cómo su madre quien ya está demasiado grande disfrutaba tanto de la nieve.

 

Sin dudas este precioso momento es muy especial, es puro y frágil, es tan hermoso ver como esta mujer disfruta de algo tan sencillo como lo es la nieve, disfrutar de estar acompañada de su hijo en un lugar que le gusta tanto. Es más, disfruta tanto de la nieve que no usa guantes, ella quiere sentir en su piel y le dice a su hijo que no tiene frío.

 

A continuación, podrás ver este hermoso vídeo el cual dura tan solo unos segundos, pero representa algo más importante.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *