La historia de este padre soltero conmueve las redes sociales, caminaba 17 km todos los días para ir al trabajo

Y sin dudas hay historias que parecen de película, pasan tantas cosas en el mundo y hay muchas de las cuales no nos damos cuenta. Hay que agradecer a todas esas personas que se toman el tiempo de comentar, de publicar, de hacer conocida las historias de gente que debe ser tomada como un ejemplo.

 

Como en este caso, como este hombre que caminaba todos los días 17 kilómetros para ir al trabajo, todo esto lo hacía por su pequeña hija. Este padre se llama Trenton Lewis, se hizo conocido en varias partes del mundo por ese motivo, por el sacrificio que hacía todos los días y algo por lo que deberían rendirle homenaje.

 

Un padre de 21 años que hace todo por su hija

Como lo ves, Trenton tiene 21 años y a pesar de la edad hace todo por su hija. El cada mañana se levantaba muy temprano para poder ir a trabajar. Todos los días a las cuatro de la mañana entraba, nunca faltaba y es que el siempre cuida su trabajo porque es con lo que le puede dar a su hija todo lo que necesita.

 

El joven no tenía carro y por eso caminaba, todas las mañanas se dirigía a su trabajo, a las instalaciones de UPS en Little Rock, Arkansas usando nada más que sus piernas. Aproximadamente caminaba 17 kilómetros, por lo tanto, llegaba demasiado cansado, pero siempre con ánimos de trabajar. Lo cierto es que nadie lo sabía, ni su hija, ni su madre ni sus compañeros de trabajo.

 

 

Trenton nunca puso excusas, necesitaba su trabajo para poder mantener a su hija. Él siempre dijo: “Mi orgullo es fuerte. Lo que sea que ella necesite, soy la persona que se supone que debe dárselo”.

 

Por siete meses camino a su trabajo

Aproximadamente fueron 7 meses el tiempo que camino hacia el trabajo, pues no siguió así porque sus compañeros de trabajo se enteraron de que el joven no tenía recursos para ir y volver del trabajo. Cuando lo supieron solo querían ayudarlo, así que se organizaron y entre todos recaudaron casi 2.000 dólares.

 

Este fue suficiente para comprarle a Trenton un coche, lo cierto es que muchos no lo conocían, pero aun así lo ayudaron ya que era impresionante el esfuerzo que hacía para ir al trabajo. Un día hicieron una supuesta reunión, allí un amigo sacó la llave de su bolsillo y se las entregó al joven, le entregó las llaves de un Saturn Ion del 2006.

 

Trenton se quedó con la boca abierta, no podía creer lo que habían hecho sus compañeros de trabajo. Les está muy agradecido, ahora puede pasar más tiempo con su hija, puede descansar un poco más y no llegar tan cansado al trabajo.

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *