Onicofagia en niños: Qué es, cuando debes preocuparte y qué puedes hacer al respecto

Puede que escucharas esta palabra, como puede que no, para serte honesta yo no la había escuchado nunca hasta que investigue sobre el tema pues quería ver que podía hacer con mi pequeña que tiene justamente esto. La onicofagia es un mal hábito el cual no debe hacerse costumbre, es algo que debemos evitar.

 

Lo cierto es que esta es muy común en los niños, pero aun así es necesario tratarla a tiempo para poder evitar que este mal hábito lo acompañe hasta que sea un adulto. Entonces ahora pasaré a explicarte todo lo que debes saber sobre la onicofagia, para que así no te preocupes y sepas que hacer al respecto.

 

Qué es y cuál es la causa de la onicofagia

La onicofagia es el nombre del hábito de morderse las uñas de forma constante, esta puede ocasionar problemas de salud si se lo hace todo el tiempo, ininterrumpidamente. Nos damos cuentas de que algo va mal cuando se pierde el control sobre esta conducta, cuando el pequeño se muerde las uñas sin que le hayan crecido.

 

Ahí es cuando debemos prestar mucha atención y hacer algo al respecto, primero debes saber las causas de la misma, las cuales pueden ser:

-Ansiedad

-Estrés

-Aburrimiento

-Acontecimientos dolorosos, como es el fallecimiento de un ser querido o la incertidumbre por la llegada de un nuevo hermano.

-Otras.

Consecuencias de la onicofagia

Este mal hábito puede provocar que los pequeños tengan varios problemas de salud.

Problemas dentales: mal alineamiento de los dientes, inflamación de las encías por los microorganismos que estaban debajo de la uña. Mal aliento, etc.

Problemas digestivos: Dependiendo de la intensidad y duración de este hábito, puede haber obstrucciones intestinales, infecciones oportunistas.

Problemas dermatológicos: Contraer alguna infección bacteriana en los dedos, deformación y crecimiento de las uñas, pérdida de las uñas, afecciones ulcerosas y es desagradable a la vista.

 

Que hacer frente a esta situación

Todas las consecuencias que te mencione anteriormente afecta la autoestima del niño, pues la gente se burlaría de él en cuanto lo vean. Lo que provocaría que el niño se aislé o desarrolle trastornos de ansiedad social.

 

Por suerte esta no requiere un tratamiento con medicamentos, pero si es necesario buscar un psicólogo para iniciar una terapia positiva. No hay que juzgar a los pequeños, hay que aconsejarlos y obviamente mantenerse firme desde el principio. Recuerda que tu hijo lo hace porque es una vía de escape de la tensión que tiene acumulada, no ignores esto porque puede convertirse en algo mayor.

 

Toma el hecho de que se muerda las uñas de forma constante como una alerta de que necesita un mejor cuidado.

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *